id 60 Biografía Ponciano Nieto Asensio - Beatificación Mártires de la Familia Vicenciana

Biografías

Ponciano Nieto Asensio


Nacimiento:
Valverde Campos (Va) 09/03/1875
Padres:
Eustasio y Felicidad
Bautismo:
Valverde, Parr. Santa María 15/03/1875
Votos:
Madrid 10/03/1893
Sacerdote:
Huesca 01/01/1899
Martirio:
Madrid 23/09/1936

MINISTERIOS Y APOSTOLADO: El  P. Ponciano Nieto tuvo un hermano sacerdote secular en la diócesis de Valladolid. Él también estudió latín y humanidades en Medina de Rioseco (Valladolid). Ingresó en la Congregación a los 15 años. Sus destinos fueron: Alcorisa (Teruel), Limpias (Cantabria), Matanzas (Cuba), La Laguna en Canarias y Méjico, allí escribió la historia de la Congregación de la Misión en Méjico. En 1920, vuelve a España a la casa de Capellanes de la calle Lope de Vega, 38. El principal apostolado del P. Ponciano Nieto es el de la pluma. Fue director de la revista “La Inmaculada de la Medalla Milagrosa”, de “Anales de la Congregación de la Misión y de las Hijas de la Caridad” y de “La caridad en el mundo”. En 1934 tuvo el consuelo de ver salir a la luz, la obra capaz por sí misma de inmortalizar su nombre: “La historia de las Hijas de la Caridad”. Su cultura poco común, además del castellano y latín le permitía hablar el francés y traducir el griego, el hebreo, el inglés, el italiano y el alemán. Sus escritos rezuman espiritualidad y amor a la verdad.

MARTIRIO: En febrero de 1921, en un artículo largo de la revista La Inmaculada de la Medalla Milagrosa, aborda el tema del martirio como respuesta del hombre a los planes amorosos de Dios: Después de recorrer y contemplar las perfecciones de Dios: su soberanía, su misericordia y su amor, exclama con San Agustín: Señor, siervos tuyos y obra hecha por tus manos somos, danos hacer lo que mandas y mándanos lo que quieras. Como el Apóstol S. Pablo en Damasco debemos decir: Señor, ¿qué quieres que haga? Explica luego que cuando el alma se siente poseída de estos sentimientos, en vista de la grandeza, la hermosura y bondad de Dios, toda sumisión le parece poca. ¿Dios lo quiere? pues adelante, y se dejaría hacer añicos antes de ir contra una sola tilde de la ley divina. Hace luego el P. Nieto un recorrido por la obediencia más arriesgada y difícil de los patriarcas, de los profetas y de los santos actuales para concluir que “cuando el conocimiento de Dios era más claro, esa multitud de fieles de todas las condiciones y de todos los siglos, antes de faltar a un solo mandamiento del Señor, han escogido vivir en la oscuridad, en la miseria, ser objeto de las más negras calumnias y hasta derramar la sangre entre los más atroces y exquisitos tormentos”. Con estas disposiciones 14 años más tarde acepta el martirio junto al P. Maurilio Tobar, el 23 de septiembre de 1936.