id 32 Biografía Cesáreo Elexgaray Otazua - Beatificación Mártires de la Familia Vicenciana

Biografías

Cesáreo Elexgaray Otazua

Hermano coadjutor de la Congregación de la Misión


Nacimiento:
Busturia (Bi) 26/02/1904
Padres:
Serapio y Francisca
Bautismo:
Busturia, Parr. Sta. María 25/02/1904
Votos:
Villafranca del Bierzo (León) 28/09/1934
Martirio:
Vallecas (M) 24/10/1936

MINISTERIOS Y APOSTOLADO: El H. Elexgaray fue admitido en la Congregación de la Misión a los 28 años, el 27 de septiembre de 1932. Antes había sido soldado. Hizo el noviciado interno para Hermano coadjutor en Hortaleza (Madrid) de 1932 a 1934. Fue destinado a Villafranca del Bierzo (León) a mediados de 1934, todavía sin terminar el noviciado. Un año después, pasó a la casa de Capellanes en la calle Lope de Vega de Madrid; en ambos destinos fue el cocinero de la comunidad. El H. Elexgaray apenas tuvo tiempo de ejercer su vocación de misionero Paúl, puesto que a los dos años de emitir los santos votos, Dios lo eligió para dar la vida por la fe. Iniciar el noviciado el año 1932, en plena república y de una notoria persecución religiosa, a los 28 años, con compañeros jóvenes de 17 o a lo sumo de 19 años, significa que  su vocación es lo suficientemente madura para conocer las dificultades que los nuevos tiempos entrañaban. No abandonó en ningún momento la comunidad. El H. Elexgaray forma parte del grupo de tres sacerdotes y cinco Hermanos coadjutores de la Congregación de la Misión que el 23 de octubre de 1936, después de unos meses de reclusión y tormentos, fue martirizado en Vallecas, por su condición de religioso. Tenía 32 años.

MARTIRIO: El H. Elexgaray es uno de los religiosos de la comunidad de Lope de Vega, 38, al servicio espiritual de las Hijas de la Caridad y que fue hecho prisionero el día de Santiago de 1936 por la tarde, con el P. José María Fernández y compañeros. Como ellos, estuvo detenido y sometido a tormentos en el que había sido palacio del duque de Medinaceli, plaza de Colón, 1, sito en el actual edificio Colón, convertido en la checa de la Brigada Motorizada Socialista y en la calle de San Felipe Neri, 4. Por último, los ocho religiosos de la Congregación de la Misión fueron conducidos a la temible checa de Fomento, siendo allí todos ellos condenados a muerte y ejecutados, en el término municipal de lo que entonces era pueblo de Vallecas (Madrid) el 23 de octubre de 1936.

Cosa poco habitual en aquellos momentos, a estos ocho mártires los enterraron en féretros individuales y, a través de los diarios oficiales de la república, en 1942 se pudieron localizar a siete de ellos y trasladar sus restos mortales a la capilla panteón de la Congregación en la sacramental de San Isidro.